Close

2020-03-02

Por ocasión del Santo Tiempo de Cuaresma

Comunicado A.001/c.c.a. 2020

Lunes 02 de febrero de 2020

Mensaje Episcopal
Et dícens quoníum ímpletum est tempus

Por ocasión del Santo Tiempo de Cuaresma

y diciendo: Cumplido es el tiempo y El Reino de Dios está cercano; arrepentíos y creed en el Evangelio”(1) Estas palabras de El Señor Jesús hacen eco de nuevo en nuestros tiempos. Tiempos tan difíciles porque la humanidad vive alejada de Dios. El Corazón Amantísimo de Cristo nos busca y nos pide dos cosas: arrepentíos y creed.

Pide un arrepentimiento sincero y total. No podemos permitirnos la tibieza(2) en medio de una sociedad perversa que busca sus propios intereses. Nuestro arrepentimiento debe propiciar la conversión de nuestro corazón y con ello llevarnos a una sincera amistad con Dios.

Nos pide también creer. Esto va más allá de un simple sentimiento humano. Es abrir los ojos de La Fe y mirar con ellos que estamos necesitados de Dios. Creer implica trabajar para que todos los hombres conozcan El Evangelio que Cristo nos ha traído, llevar y predicar a todos el Evangelio; un Evangelio que debe ser vivido sola y exclusivamente dentro de La Fe Católica “EXTRA ECCLESIAM NULLA SALUS”.

La humanidad perdida en el error busca descristianizar los lugares públicos y privados; llámense: casas, escuelas, hospitales, gobiernos, etc. con el fin de imponer un laicismo absurdo y sin sentido que sólo lleva a que esta humanidad se encamine a las llamas del fuego eterno del infierno. Es ahí donde tiene que actuar La Iglesia para decirle al mundo que Cristo vive, reina e impera.

La solución a todo es Cristo. Él tiene que ser el centro de nuestras vidas, “Cumplido es el tiempo”(3) y seguimos ciegos y sordos a la llamada de amor de Nuestro Señor Jesucristo. La humanidad encontrará el camino cuando nosotros prediquemos al Cristo del evangelio no como ahora que nos quieren introducir un cristo que no es cristo. Prediquemos pues sin miedo y sin tardanza al Cristo del evangelio: verdadero Dios y verdadero hombre justo, compasivo y misericordioso, tardo a al ira, clementísimo”(4) que nos llama a un sincero arrepentimiento y éste a una verdadera conversión.

¿Cuántas veces tiene que llamar a la puerta de tu corazón para que te conviertas?

En los últimos días hemos escuchado por todas partes sobre el virus COVID19 mejor conocido como Coronavirus y las personas se alarman, se preocupan cómo protegerse o prevenir esta enfermedad. Hacen compras excesivas y se preparan para lo peor. Con esto puedo decirles que estamos tan mal como católicos y como sociedad porque les preocupa mucho su cuerpo. Pero, lamentablemente, no les preocupa su alma. Hay un virus mucho más peligroso que el COVID19, un virus mortal que está acabando con la humanidad. Este virus se llama pecado. Este virus destruye, desune, debilita, te aparta de la comunión con Dios y con la Iglesia y para que este mal sea erradicado hay un sólo remedio: Jesucristo, él es la única medicina.

Y vuelvo a preguntarte: ¿Cuántas veces tiene que llamar a la puerta de tu corazón para que te conviertas?

Está en juego la salvación de tu alma(5). Así como te preocupas por tu cuerpo y tomas medidas de prevención, así preocúpate por tu alma. Ve y confiésate, comulga, vive una vida de santidad.

¡Nunca es tarde para el que se arrepiente!

Que esta Santa Cuaresma escuchemos la voz de Dios que nos invita a arrepentirnos y creer. Que esta Santa Cuaresma volvamos de nuevo a Dios que nos espera con los brazos abiertos y nos da el remedio apra dejar el pecado de una vez y para siempre.

Los exhorto a cambiar de vida, que su vida sea para Dios y a luchar por nuestra Fe Católica y Apostólica tomados de la mano amorosa de La Santísima Virgen María.

Dado en Pachuquilla, Mineral de la Reforma, Hgo. a 02 de marzo año del Señor 2020.
Lunes de la primer semana del Tiempo de Cuaresma.

Firma:

Ilmo. Mons. Fray Dom. Diego del Divino Niño Jesús OFTS
Por la gracia de Dios, Obispo Primado de la Congregación de Los Siervos Reparadores del Divino Corazón


  1. San Marcos 1, 15 “y diciendo: Cumplido es el tiempo y El Reino de Dios está cercano; arrepentíos y creed en El Evangelio.”
  2. Apocalipsis 3, 16 “Ojalá fueras frio o caliente; más porque eres tibio y no eres caliente ni frio estoy para vomitarte de mi boca”.
  3. San Marcos 1, 15a “Cumplido es el tiempo”
  4. Salmo 103, 8b “tardo a la ira, clementísimo”
  5. San Mateo 10, 29 “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que al alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehenna”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *