Close

2020-02-29

HABLA LA IGLESIA CATÓLICA REMANENTE

Mensaje subtitulado en INGLES y en ESPAÑOL

29 de febrero de 2020

Mensaje de Fray Diego del Divino Niño Jesús (Eduardo, Lalo)

Recuperemos lo que es verdaderamente católico, lo que es verdaderamente de Dios. Y vamos a luchar todos juntos, porque aunque somos poquitos, hacemos muchas cosas. Es como las hormigas, cargan muchas veces su peso y van a un lado y a otro pero siempre verán su hormiguero; está lleno de su comida. Siempre está lleno. Es porque están unidas aunque sean poquitas. Y se defienden mordiendo a la gente… Así nosotros, aunque seamos poquitos, podemos hacer mucho porque estamos de la mano ¿de quién?… de Dios. ¿Y de quién?… de La Virgen María. Por eso vamos a luchar y vamos a combatir a todos aquellos que nos han hecho; que les han hecho a la gente perder la Fe. Porque aquí lo que importa es la salvación de las almas. Y a eso nos ha mandado El Señor. Y hoy, con esta aparición de La Virgen, ha corroborado que se ha cumplido la voluntad de Dios. Y con esta aparición, la misión sigue siendo la misma desde un principio. Nosotros como obispos y ya siendo mayoría tres, convocaremos un Capítulo General. ¿Para qué?… para que de todas partes del mundo los obispos, los sacerdotes puedan liberarse del yugo de Satanás en el que están todos puestos; primeramente en Roma y en muchas partes del mundo. Los templos son de los católicos y para los verdaderos católicos no para los protestantes que ahora se congratulan en nuestros templos y los profanan. Los católicos debemos luchar, alzar nuestra voz. Porque los que son minoría, los que… no tienen… Ellos piensan que no tenemos voz ni voto en las cosas de este mundo ni en las cosas de Dios. Pero si regresamos antes del Concilio Vaticano II, el clero, los sacerdotes, son los que tenían el privilegio para poder guiar al pueblo de Dios por sendas de bien y de paz. Retomemos eso, ¡luchemos unidos! Yo sólo no puedo. Si ustedes me ayudan, con qué primero… con sus oraciones, con que diario tomen El Rosario y lo recen. No como le hacen ahora los modernistas que convocan una vez al año el rezar El Rosario… no. ¡Todos los días! ¡Hasta donde puedan de rodillas! Que vengan a comulgar y si no pueden comulgar… espiritualmente.

Porque La Iglesia Remanente somos el resto de los que quedamos fieles a Dios. Porque ni fieles al padre Noé, al obispo Adán, al padre Marco… ni a mi. Fieles a Dios. Sean fieles a Dios, tengan su confianza puesta en Dios.

Y por ahí para los que nos dicen falsos, los que hacen páginas falsas sobre nosotros, para los que hablan mal de nosotros. Como dice ¿verdad?… “Si El Obispo te maldice, Dios te maldice”. Pero no es necesario maldecir a nadie. Dios te sostiene de su mano y te levanta enfrente de tus enemigos. Y hay una… fíjense hay una cosa bien importante. En La Iglesia antes se utilizaba El Ave Fénix, mucho… mucho, mucho. Se utilizaba en los escudos episcopales y todo eso. Porque cuando nosotros ponemos a calentar… los que han vivido así, o saben de eso. Cuando ponen a calentar leña, dejan siempre las cenizas abajo para que la leña prenda “de volada” (muy muy rápido). Nosotros somos esa leña y vamos a prender el fuego de lo que ellos piensan que han quedado cenizas. Y de esas cenizas resurgirá la Iglesia Católica Romana y Apostólica que ellos nos han quitado; para la Gloria de Dios. Y no lo puedo hacer solo sino con la ayuda de todos ustedes. Y soy un simple obispo más, para que no se confundan. Porque por ahí van a salir los chismes ¿verdad?: que ya se hizo Papa, que ya se… no, no es cierto. Soy un obispo más, como ellos… ¿si?. Pero La Virgen tenía que dar la dignidad del pontificado del… se llama Pontificado también en la tradición… de El Obispado, ¿para qué? para que los tres pudiéramos hacer algo por La Iglesia. ¡Y lo tenemos que hacer!… y les pido: recen El Rosario con nosotros. ¡Comulguen! Si no pueden venir; espiritualmente. Scrifíquense por Dios y por las almas. Cuántos viven por ahí pensando que es de día y viven en las tinieblas de la noche. “El mar está embravecido y parece que El Señor duerme”… y eso piensan los impíos herejes, que El Señor está dormido. Y no es cierto, El Señor no duerme. El Señor guarda y protege su Iglesia pero también les dice a sus apóstoles: “Hombres de poca Fe” por qué no hicieron, por qué no oraron para que la mar se dejara de estar brava ¿verdad?. Así nosotros… El Señor pareciera que está dormido pero no es así. El Señor nos defiende, nos protege y guarda su verdadera Iglesia.

Ave María Purísima… sin pecado concebida.

NOTA:

Si quieres contribuir en la difusión de este mensaje y la traducción de los subtítulos del video en tu propio idioma lo puedes hacer ingresando en la siguiente liga: http://www.youtube.com/timedtext_video?ref=share&v=2MZ4KdMsL9I
Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *