Close

2020/03/07

Sábado 07 de marzo de 2020

Nuestra Señora me habló en mi interior y me dijo:

+ Mis amados hijos: Vivan estos 40 días de dolor y sacrificio con penitencia, caridad, sacrificio y ayuno.

La penitencia ayuda a frenar las pasiones desordenadas y los vicios de este mundo, la caridad ensancha el corazón y lo hace más dócil a las inspiraciones divinas, el sacrificio agrada a Dios, redime los pecados y purifica las cuplas y el ayuno les ayuda a despegar su alma de las cosas de este mundo.

Vivan en Dios y para Dios, no tengan miedo a entregarse del todo, el alma que lo hace goza de las delicias que le tiene preparadas su Señor.

Ofrezcan todo: alegrías, tristezas, salud, enfermedad, cada situacón de vuestra vida como ofrenda agradable a Dios y Él tendrá a bien recompensar aquello por lo que se ha ofrecido.

Ved a mi hijo en los otros, sólo el alma que puede contemplar a su Señor en el prójimo podrá ayudar y compadecerse de los demás y así inflará su corazón de caridad.

Se acercan los días santos en que los hombres profanan lo sagrado, se burlan de Dios al no meditar la pasión de mi hijo, prefieren sus fiestas, bailes, comilonas; prefieren aquello que ellos llaman vacaciones y se van de viaje sin importantes ni un mínimo lo que él ha hecho por todos vosotros.

¡Oh almas ingratas que atizan el fuego para su condenación eterna! Mi corazón de madre me duele al ver la situación de tantas almas que el demonio ha tomado en sus garras. Pero más me duele no ser escuchada por aquellos que niegan mis apariciones en este y tantos lugares de La Tierra.

Si tan sólo fuera escuchada y correspondida las almas se salvarían y llevarían una vida tal y como Dios quiere. Escuchad mi voz, atended la preocupación de mi corazón y no lastimeis más el corazón de mi amado hijo, dejad vuestra vida de pecado y volved a Dios que tanto los ama.

Que este tiempo abra vuestros corazones y oídos a la voz de Dios que clama desde el madero de la cruz: “Tengo sed”.

Escuchad estas palabras que brotan de su adolorido y sangrante corazón: “Tengo sed de amor” +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *