Close

2019-08-25

2019/08/25

Domingo 25 de agosto de 2019

Tan preciosa como siempre se me apareció La Santísima Virgen en El Cerro de la Cruz parada en un pequeño arbusto y me dijo:

Pequeño mío, guarda en tu corazón mis palabras que como suave miel llenan tu alma. Es necesario que se lleve a cabo lo que La Divina Majestad a través mío les pide…

A la muerte del Santo Padre (Benedicto XVI) harán duelo por tan grande pérdida, celebrarán las respectivas Misas de Requiem durante 9 días consecutivos y al cabo de un mes pide a mi amado Noé, siervo fiel del Señor, les confiera el orden episcopal a tí el amado apóstol de mi hijo: Eduardo del Divino Niño Jesús, a Mauricio del Corazón Eucarístico de Jesús y del Inmaculado Corazón de María y a José Luis de La Santa Cruz. Estos nombres los llevarán de ahora en adelante y son el signo de su despojo del mundo y su pertenencia a Dios. Así mismo pide a los otros ministros del Santuario escojan su nuevo nombre.

Mauricio ya lo había escogido y el cielo lo ha aceptado con agrado. Así mismo vosotros para la mayor Gloria de Dios.

Más adelante vendré a darte más indicaciones. Ten en cuenta que el próximo sínodo será diabólico. Mentes perversas lo han maquinado. Se valdrán de recursos ecológicos y ecuménicos pero lo que más me duele es que ocupen mi imagen en la advocación de Fátima para seguir teniendo cegadas a las almas. ¡Tú sé valiente y no te desanimes! Tómate de mi mano que no te soltaré, al contrario, te estrecharé sobre mi pecho y te consolaré cuando lo necesites.

¡Ánimo mis hijos, a luchar por el reino de Dios! Los bendigo y los guardo en mi Inmaculado Corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *