Close

2019-06-30

2019/06/30

domingo 30 de junio de 2019.

Acabando la misa de las 12 del día Nuestra Señora, tan preciosa como siempre, se me apareció y me dijo:

Mi corazón se alegra porque Dios ha aceptado la consagración al santísimo corazón de mi hijo. Tened fe pequeños míos, Roma arderá por su pecados, muchas almas se perderán. Roma se ha convertido en la sede del anticristo y ha perdido la fe como ya os lo había profetizado.

Levanta la voz verdadero apóstol y profeta de estos últimos tiempos. Te bendigo y te guardo en mi inmaculado corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *