Close

2019-06-07

2019/06/07

viernes 07 de junio de 2019

Dile a mi querido Noé convoque una vigilia de oración para mañana de 9 a 12 de la noche. Es La Vigilia de Pentecostés. Recibirán al Espíritu Santo y recibirán sus dones, gracias y carismas.

Que se valga de los medios de comunicación para hacer saber al mundo el mensaje de amor de mi hijo.

Que convoque el Santo Jubileo Eucarístico del 17 al 20 de junio y con el carácter episcopal otorgue indulgencias para la salvación de las almas.

Que invite a la consagración del mundo al Sagrado Corazón de Jesús y que junto con el apóstol de mi hijo, el grupo y los fieles la realicen el 28 de junio a las 12 del día.

Que el apóstol de mi hijo realice Misa Solemne; con gran solemnidad después de la consagración. Y dile al mundo entero que la paz sólo se conseguirá con el rezo del Santo Rosario y el sacrificio voluntario por la salvación de las almas.

Transcripción del video

Queridos hijos e hijas en El Señor. Para mí es una alegría participar en esta obra que El Señor Jesús ha encomendado a su apóstol y sacerdote Eduardo y a mi indigno siervo suyo. Como obispo mi labor es guiar, apacentar e instruir al pueblo de Dios y decir la verdad. Guiado, por supuesto, bajo la luz del Espíritu Santo. Mi deber es proclamar lo que está bien así como también denunciar lo que está mal. Nuestra Santísima Madre que se aparece aquí en Pachuquilla Hidalgo nos ha instruido lo siguiente. No aceptar el aborto, no aceptar la eutanasia ni la ideología de género. Defender la vida desde su el primer instante de su concepción, defender La Santa Eucaristía y La Sana Doctrina así como también conservar La Santa Tradición. Que quede claro que nuestra obediencia es, ante todo, a Dios. Y nuestra congregación no se debe a los hombres sino a un mandato del cielo. Les pido hacer caso omiso a las imputaciones de la Diosesis de Tulancingo debido a su mal proceder ante las advertencias de Nuestro Señor Jesucristo. Los invito, mis queridos hijos e hijas, que mejor escuchen y pongan atención a lo que El Señor nos pide en estos últimos tiempos. No se dejen guiar por los hombres sino por la mano divina que va guiando a la humanidad. Los exhorto a rezar todos y cada uno de los días El Santísimo Rosario. A estar en gracia con Dios, leer su palabra y vivir una vida de santidad. Mañana es La Vigila de Pentecostés. Y aquí, en este sagrado santuario, estaremos en oración desde las nueve de la noche pidiéndole al Buen Dios envíe sobre nosotros al Espírito Santo. Que guarde y proteja y defienda al Santo Padre Benedicto XVI y a su Iglesia Remanente. Mis queridos hijos e hijas este es el momento de luchar y defender lo que siempre hemos creído y profesado. Recuerden que no estamos solos, que Dios está con nosotros y saldremos adelante de la mano de María. Y la bendición de Dios Todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *