Close

2019-04-30

2019/04/30

martes 30 de abril de 2019

Nuestra Señora, tan preciosa como siempre, se me apareció al terminar La Santa Misa y me dijo:

Los sacerdotes fieles serán muy pocos. Muchos se condenarán por su comodidad, soberbia y avaricia. Los obispos irán contaminando la liturgia y no saldrán de la falsa iglesia. Predican una cosa pero hacen otra. Recen los quince misterios del rosario a lo largo de la semana: gozosos, dolorosos y gloriosos. Ofrézcanlo por la conversión de las almas, ofrezcan sacrificios por ellas. Mi corazón de madre sufre porque mis hijos se alejan de Dios y no cumplen sus mandamientos.

Permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos. Dios obrará milagros por mi intercesión y demostrará que su presencia está aquí en este lugar.

Ahora es despreciada la cruz y el corazón de mi hijo (La Santísima Virgen no podía hablar del dolor. Las palabras se anudaban en su garganta. Tenía el semblante pálido). El mundo entero se entristecerá, es la consecuencia de sus pecados y no haber escuchado mi voz.

Sufrirán mucho Francia e Italia y todos los países donde Satanás se ha introducido. Roma será destruida y quemada.

(me dijo cosas que no las puedo contar aún a nadie).

Me bendijo y desapareció de mi vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *