Close

2018-05-16

2018/05/16

miércoles 16 de mayo de 2018

Día de la última aparición pública de Nuestra Señora.

Empezamos la adoración Eucarística a las 3pm. Vinieron sacerdotes de otras partes de la República. En total éramos más de 400 personas.

Comenzó el Rosario 6:10 pm y terminando el quinto misterio, preciosa como siempre, se apareció La Señora del Cielo. A un costado de su imagen, su rostro serio pero se le notaba alegría en sus ojos, me miró con tanta ternura y me dijo:

Hijo muy amado, guarda en tu corazón lo que te voy a decir y revélalo a tus hermanos dentro de 3 meses.

  • No escribiré lo que me dijo hasta pasados los 3 meses en que sea revelado.

De sus manos salían rayos de color azul que tocaban todas las rosas que estaban a sus pies. Caminó y extendiendo las manos hizo caer esos rayos sobre cada una de las flores y me dijo:

Reparte estas flores a tus hermanos y diles que el Buen Dios está contento porque hoy muchos que han recibido la Sagrada Confesión, ríos de gracia para sus almas. De hoy en adelante te aseguro que vendrán multitudes a este santo lugar a venerarme y yo en cambio les daré todo mi amor que es mi hijo Jesús. Dile al grupo de los 11 que Dios les concederá la que más desea su corazón y que el único fin que tengan aquí sea complacer a Dios. Oh mi amado hijo, reparen y desagravien el corazón de Jesús, no dejen de rezar el Santo Rosario y comulguen todos los días.

Volvió al lugar donde había llegado y me dijo:

Te aseguro que hoy ninguno de los que están aquí se quedará sin milagro y todos darán testimonio de este bendito lugar. ¡Animo mi pequeño!

Yo le pregunté:

¿Te parece donde conseguimos el terreno para el templo?

Ella me respondió:

Dios ha visto con agrado todos sus esfuerzos. Serás perseguido, calumniado, difamado, atacado. Pero siempre ten en cuenta y guárdalo en lo más íntimo de tu corazón que estamos contigo y no te abandonaremos. ¡El poderoso brazo de Dios está contigo!. Dios está complacido en tus esfuerzos en tus desvelos. Eres su alma predilecta y por tu medio hará grandes maravillas. Permanece alerta, vigilante, ármate con la armadura de Dios y vencerás al demonio. Te guardo en mi Inmaculado Corazón y recibe mi bendición de madre al igual que todos estos objetos que han traído aquí reciben las gracias del cielo.

Reparen, oren, ¡sacrifíquense! Den todo por el Reino de Dios

Me bendijo y desapareció de mi vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *