Close

2018-03-25

2018/03/25

domingo de ramos 25 de marzo de 2018

Nuestra Señora habló en mi interior y me dijo: Hijo amado, aléjate del mundo porque en el mundo hay corrientes de agua que te anegan, te ahogan en él, jamás encontrarás aguas nítidas porque sus corrientes chocan contra las corrientes de Cristo. Corrientes de Cristo que son susurros de vida, de brisa suave que dan sosiego a tu corazón, a tu alma. Corrientes que son brisa suave que golpea delicadamente tu espíritu. Corrientes que son aguas purísimas que arrasan con tu suciedad dándote nitidez. Corrientes que son música celestial, que son melodía para tus oídos dándote una armonía espiritual y celestial. Agua que nunca se acabará porque sus fuentes se hallan en el corazón de Cristo. Hijo querido, un día la samaritana se encontró con Jesús en el pozo de Siccar. El la invitó a beber el agua de la vida, agua con la que ella jamás volvería a tener sed. Ella entendió que era un verdadero profeta. Profeta de Dios que había llegado para llenar su cántaro vacío. Profeta de Dios que le instaba a abandonar sus falsos ídolos, su soberbia, para adorar al verdadero Dios que se posaba frente a ella. Profeta de Dios que la llevaba a salir de la vida. Profeta de Dios que le hizo una invitación un poco inusual que era beber de las fuentes de su Santísimo Corazón Sagrado. Ese es el manantial del agua viva que los purifica, los libera y regenera. Acércate con gozo al pozo de las aguas clarísimas. Aguas que arrasan con tu soberbia, con los ídolos que habías construido durante tu vida. Aguas que te dan una limpieza espiritual; hermosura de tu alma. Aguas que brotan como raudales de bendición del Sagrado Corazón de mi hijo Jesús. Sumérgete en la profundidad y quedarás saciado. Vive la palabra de Dios, palabra que removerá la tierra árida haciendo de tu corazón un terreno que produzca mucho fruto. Palabra que se convertirá en un bello jardín nuevo. Palabra que rebosará en el cántaro de tu corazón haciéndote un barro que se pueda moldear a su imagen y semejanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *