Close

2018-03-24

2018/03/24

sábado 24 de marzo de 2018

Jesús ya no me consuela desde hace mucho. Me habla, si, pero ya no me siento en abandono. No siento ni su amor ni su cariño. Qué camino tan árido…

Me consuela el saber que no me abandona y que está ahí para mi, mi Señor. El Señor Jesús habló en mi interior y me dijo:Hijo predilecto de mi Corazón. ¿Es pesada la cruz que te he dado a cargar? Yo le respondí – Sabes que sí, no te puedo engañar. Pero si tú me ayudas la carga disminuirá y podré llevarla con facilidad. Jesús me dijo: Apóstol mío, estrecho el camino y pesada la cruz que te lleva a la gloria. Seré tu Cirineo para que pese menos la cruz. Esta semana es para muchos de salir, de diversión. Debería ser de recogimiento, de amor, de visitarme en los sagrarios y hacerme compañía siquiera un rato. Descifraré contigo los secretos de mi pasión, viviré contigo mi pasión, te amaré en el secreto de estos días aunque tú no lo sientas. Reestructuraré el grupo que he formado y les daré a conocer secretos de las cosas que se acercan. Estate atento a mi voz y a la de mi Santa Madre. Vive estos días como si fueran los últimos de tu estancia aquí en la Tierra. Hazles a todos sentir mi amor, amor que todos deberían de tener en sus corazones para poder amar a los demás. ¿Cuántas almas y vidas se destruyen por falta de amor? En la cruz yo los enseñé a amar ¿Por qué ustedes no aman? ¿Por qué no se entregan? ¿Por qué no se sacrifican? Véanme lacerado, escupido, ensangrentado. Véanme coronado de espinas, clavado, escarnecido. Véanme cansado, fatigado, sudoroso. Véanme calumniado, difamado, tratado de loco y poseído de los demonios. ¿Acaso los dejé de amar? ¿Acaso mi amor disminuyó por ustedes? ¿Acaso por todas esas cosas les dejé de decir que los amaba desde el madero de la cruz? Mi corazón siguió latiendo de amor por ustedes. Yo sabía que iban a ser ingratos. Yo sabía que me iban a traicionar y hasta negar. Yo sabía que no iban a ser capaces de dar y amar. ¿Y acaso eso me importó? No, lo di todo por amor. El que no vive en mi no tiene amor, el que no tiene amor y no da amor no sirve para nada. Y el que tiene amor y no lo da reo será de condenación. Yo los mandé a este mundo a amar y ser amados, esa es la misión obligatoria de todos; el amor. Amor que me llevó a dar la vida por ustedes, amor que me tiene preso en el sagrario. Los exhorto, vivan en el amor. Revelarás a todos lo que te digo hasta que escribas cada uno de los mensajes que te he de dar. ¡Ánimo! aquí estoy aunque no me sientas. Si te he dejado sin consuelo es para que participes un poco de mi Sagrada Pasión. Adhiérete a mi Divina Voluntad, vive en mi Divina Voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *