Close

2018-03-24

2018/03/01

jueves 01 de marzo de 2018

Estaba haciendo oración y hablé con mi amado Jesús y le dije: Oh amado mío, recréate en este tu jardín que tú mismo creaste. Recréate en este tu jardín que tú mismo te dignaste elegir y visitar. ¿Qué soy yo? sino el simple instrumento del cual tu Divina Majestad ocupa para hacer su Divina Voluntad. Siervo inútil que sólo hace lo que le toca hacer. El Señor me habló en mi interior y me dijo: Oh mi hermoso jardín que planté y cuidé para este momento, me recreo en tí. Ámame como ninguna otra criatura en este mundo lo ha hecho. Que tu amor sobrepase la maldad de los hombres ingratos. Ámame de tal manera que ya no piense en castigarlos. Le contesté: “Mi señor, te amaré en mi nada, en mi miseria.” El Señor Jesús me respondió: Eso me basta, para mi tu amor lo es mucho. Cuando sientas en tu alma el sufrimiento, mira el crucifijo y yo seré tu consuelo. Me envolvió en su amor y encendió en mi corazón una chispita del suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *