Close

2018-01-28

2018/01/28

domingo 28 de enero de 2018

La imagen de La Virgen no ha dejado de llorar y el cuadro de Puerta del Cielo hoy comenzó a dar aceite. A las 4 de la tarde salimos en procesión con las sagradas imágenes de Jesús Nazareno y Nuestra Sra. Dolorosa.

Realizamos el viacrucis precioso (con permiso del párroco). La gente con tanta fe a pesar del clima frío. En ratos nos agarraba el agua y así subimos hasta el cerro de la cruz. Al llegar a la punta del cerro La Santísima Virgen me habló en mi interior y me dijo: Los espero en la capilla. De regreso mi corazón palpitaba muchísimo y ya cerca no contuve las ganas de correr a la capilla y le dije a Margarita: ” La Santísima Virgen me está esperando “. Cuando entré estaba de pie en el lugar de siempre, vestida de color oro, preciosa Nuestra Madre. Me arrodillé cerca de donde ella se encontraba, me sonrió y me dijo: Reza el credo. Lo recé y ella separó sus manos. Las volvió a juntar y me dijo: Gracias les doy por todo lo que hacen por mi Hijo y por mi. Su penitencia y sacrificio salva el alma de muchos. Hacen que vuelvan sus ojos y su corazón al Señor. Él los sumergirá en las fuentes de su Divino Corazón y los limpiará de todo pecado. No dejen de recurrir al Sacramento de la penitencia. Realizaré obras grandes en sus vidas. De ustedes y de todos los que se conviertan. Soy La Puerta del Cielo siempre abierta que los lleva directamente a Jesús. Yo le dije: “Muchos me piden que te pida.” Ella respondió:Confianza, hijo mio, tengan confianza. Volví a decirle: ” Te pido que sanes a Yair y a todos los enfermos, especialmente a Yair “. Ella respondió: ¿No ya te había dicho que Dios lo va a sanar ? Pero no confían, no quieren creer, no quieren poner de su parte, desesperan de Dios. Confíen en la Divina Providencia. Habrá otras personas que serán sanadas (se me dijo quién, son 10, se me prohibió escribir sus nombres). Sumérjanse en el Corazón de mi hijo Jesús y serán sanados. Amen a Jesús con toda el alma y entréguense a él sin reservas. Levántate y toma 2 rosas del florero. Ella los tocó con sus manos, las besó y me dijo: Una rosa consérvala y de ella donde yo la besé saca el pétalo y entrégaselo a Toño como un regalo. La otra pónsela a la imagen de mi hijo ya que una se le cayó en el camino. Sigan consolando estos dos corazones unidos por un mismo amor y traspasados por un mismo dolor. Les amo y les doy mi bendición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *