Close

2010-01-20

2018/01/20

sábado 20 de enero de 2018

Muy temprano, mientras oraba, La Santísima Virgen habló en mi interior y me dijo: Compra una imagen de mi casto esposo San José. Siempre representan a mi hijo junto a mí su madre pero se olvidan de mi amado esposo. Él, que mientras vivimos en esta tierra, hizo que no nos faltara nada y procuró siempre al Creador de Todas las Cosas cuánto más no procurará a la Santa Iglesia de Dios de todas las gracias necesarias. Él con su incesante ruego al Eterno Padre no deja de nutrirlos a ustedes sus hijos adoptivos. Él procura y cuida esta santa obra de su amado Jesús, nuestro hijo. Es preciso que la gente al entrar a este santo lugar vea a la Santa Familia como ejemplo y modelo para estos tiempos en que la dignidad de la familia ha sido degradada. Coloca su imagen junto a la de nosotros y en el rezo del Santo Rosario después de cada misterio, en lugar del “Dios mio yo creo” el cual ya rezan al comienzo, dirás la siguiente jaculatoria: “Bendito San José salva las familias y aumenta nuestra fe”. Recurran a San José y él los protegerá como lo hizo conmigo y mi hijo y lo sigue haciendo en la Santa Iglesia de Dios. Los bendigo y los guardo en mi Inmaculado Corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *