Close

2017-12-14

2017/12/14

jueves 14 de diciembre de 2017

Ya era noche. Me puse a llorar frente a la imagen del Sagrado Corazón. Desde la imagen el Señor Jesús me habló y me dijo.Detrás de todo esto no hay buenas intenciones (refiriéndose a la carta que me entregaron en el obispado), quieren extinguir mi palabra. Al silenciarte a tí me silencian a mi. Eres mi enviado, el que he elegido para llevar mi mensaje. Así como lo pedí en el pasado a Moisés: – ve y habla con faraón – así te lo vuelvo a pedir ahora. Ve y habla con el Obispo y expresa mi voluntad. Y así como Moisés, ahora contigo mi fuerza y mi poder te acompañarán. Y yo su Dios daré testimonio de tí, mi elegido. Cómo puede ser que mis servidores se hayan hecho sordos a mi voz. Dicen hacer todo y no hacen nada, les falta amor. Creen saberlo todo y no saben nada, les falta sabiduría. Por culpa de ellos cuántas almas se perderán e irán al infierno. Juro por mi mismo que serán juzgados con severidad el día del juicio. Insiste al Obispo que es mi deseo un templo de adoración perpetua para reparar y desagraviar mi Sagrado Corazón. Sólo así se evitará el castigo y con ello se les otorgará un tiempo de paz, el triunfo de mi Sagrado Corazón y el triunfo del Inmaculado Corazón de mi Santa Madre.

Lloré mucho, de dio tanta tristeza, le importamos tanto que nos da la oportunidad de convertirnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *