Close

2017-11-06

2017/11/06

lunes 06 de noviembre de 2017

Ya era noche. Eran como las 10:20 pm. El Rosario de la imagen de la Virgen comenzó a moverse seguido de un viento que movía el velo de la imagen como si fueran olas, lo cual es imposible ya que todo estaba cerrado. Ni por dónde se colara aire.

Estaba hablando por teléfono con Juan Carlos y de la bocina de la parte de enfrente comenzó a salir aceite perfumado, no cabe duda que Dios no deja de sorprenderme. En cuanto acabé de hablar por teléfono nos pusimos a rezar el Rosario mi esposa, mi suegra y un servidor. La Santísima Virgen habló en mi interior y me dijo: ” Querido hijo, ya les había advertido sobre los problemas y los planes que Satanás está haciendo detrás de ustedes pero creo que no hicieron caso a mi advertencia. Les dije: ‘tengan cuidado, mucho cuidado’, pero creo que no están haciendo caso. Les pido sigan rezando el Rosario y consérvence unidos para que Satanás no pueda atacarlos. El está actuando desde fuera puesto que sabe que dentro no puede hacer nada. Pero ustedes mis niños no le den cabida. Ofrezcan ayuno y penitencia para que la obra de mi Hijo se lleve a cabo. No guarden rencor en su corazón. Amen, amen, amen. Sean otro Cristo aquí en la Tierra, vivan en Santidad, en paz y amor. Mis niñitos, mis amados hijos. Los cubro con mi precioso manto, siéntanse protegidos. Tómense de mi mano que los quiero llevar a Jesús pero también necesito que pongan todo de su parte y quiero que todos estén reunidos mañana. Quiero darles otro mensaje que les va a servir de apoyo para sus vidas y para la obra. Los amo mis hijitos, los guardo en mi Inmaculado Corazón. Prepárense con el rezo del Santo Rosario. Pidan la asistencia del Espíritu Santo, que su vida esté llena de Dios. Problemas, siempre habrá problemas. Pero de la mano de mi hijo y con mi ayuda saldrán adelante. Aprendan a abandonarse en los brazos de Dios. Aprendan a confiar mis niños. Si no aprenden a hacer lo que les digo ¿cómo quieren llevar bien sus vidas? Ánimo, no tengan miedo. Reciban mi bendición de madre y aguarden con ansia mi mensaje. “

El ambiente estaba lleno de Dios. La presencia de Nuestra Madre era extraordinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *