Close

2017-10-22

2017/10/12

jueves 12 de octubre de 2017

Desde el domingo hasta hoy viví un desierto espiritual. Me sentí vacío. Me sentí lejos de Dios. Me da consuelo saber que Dios siempre está conmigo como me dijo.

Eran las 11:22pm. Nuestra Madre habló en mi interior y me dijo: “Hijo mío, muchos están recordando el aniversario del milagro que hizo Dios en la Coba a través de mi en el Sol. Muchos lo hacen por conmemorar una fecha. Otros ofrecen ayuno y penitencia. Pero de qué sirve si pasando este día volverán de nuevo a su vida de disipación y pecado. Toda su vida tiene que ser de penitencia. Aléjense del pecado para siempre. Renuncien por completo a Satanás. Sirvan de verdad a Dios. Sean hombres y mujeres de oración. Arrepiéntanse sinceramente de todo lo malo que han hecho y vuelvan a Dios, que tanto los ama, mediante el Sacramento de la Confesión. No han hecho caso a los mensajes que di en la Coba ni quieren hacer caso a mis mensajes aquí. Hijitos, mis amados hijitos. Les suplico hagan penitencia y pidan por la conversión de los pobres pecadores. Pero háganlo desde lo más profundo de su corazón. Háganlo siempre, no por conmemorar una fecha o este acontecimiento. Deben ser constantes en la oración. Satanás se está precipitando para acabar con la humanidad. Pongan todo su empeño en que la obra de Dios se realice y así de una vez y para siempre reine y triunfe el Corazón de mi amado Hijo. Y al lado del suyo triunfe mi Inmaculado Corazón. Será agradable a Dios su penitencia y su ayuno si renuncian a su mala vida y se comprometen a empezar una vida de santidad, de lo contrario, estarían ofendiendo a Dios en lugar de desagraviarlo. Mañana ofrece la procesión y el Rosario con el fin de reparar y desagraviar el Corazón de mi amado Hijo y las ofensas cometidas contra mi Inmaculado Corazón. Rezarás tú y quienes pueden el Rosario de rodillas. Y de aquí, de este lugar emanará para el mundo entero la gracia de la unidad, la reconciliación y del amor.

Mis hijitos, les suplico nuevamente. Ya no ofendan más a Dios que bastante ofendido está y hagan caso a mi llamado. “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *