Close

2017-10-07

2017/10/07

sábado 07 de octubre de 2017

Nos invitaron a un pueblito de Tlaxcala llamado El Rosario Tlaxco. Llevamos las réplicas de las imágenes al igual que estampitas y unos libritos para rezar el Rosario y con la explicación de lo que está sucediendo aquí en Pachuquilla. Fuimos Juan Carlos, Margarita, Noe, Luis, Rosita, Verónica, Javier, Paulita, Jesús, Josué, Raymundo, Carlos y Yo. Las personas nos recibieron con mucho gusto y alegría. Di mi testimonio y acogieron el mensaje y la devoción de inmediato. Se repartieron aceite hasta donde alcanzó. La gente se acercaba a las imágenes a venerarlas. Nuestra Señora me habló en mi interior y me dijo: “Hijo mío, el buen Dios ve con agrado todo lo que están haciendo. Sobre todo la obediencia que tienen a lo que pide Dios a través de mi… Dios colmará de gracias y bendiciones a toda esta gente que acogió con corazón generoso el mensaje. ¿Cómo es posible que Pachuquilla se haya cerrado, desprecie las gracias que le habían sido otorgadas? Ahora esas gracias le serán quitadas a los habitantes de Pachuquilla que no crean y le serán dadas a aquellos que han acogido mi llamado. Mi hijo se complace en la obediencia y hoy El Señor está contento. Sigan reparando su corazón.”

Ese mismo día, cuando regresamos, bajamos la imágenes de la camioneta y coloqué al Sagrado Corazón en la mesa. Eran las 08:28pm y fuímos testigos de una lágrima del ojo derecho de la imagen.

¡Gracias Señor por amarnos tanto! Perdona nuestras faltas y pecados. ¡Ten piedad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *