Close

2017-10-05

2017/10/05

jueves 05 de octubre de 2017

Eran la 01:53 pm. Estaba yo en el patio de atrás y mi esposa con los niños en el patio de enfrente. Y, al entrar, nos percatamos que el Rosario estaba emanando aceite y llenó la copa hasta el borde y La Virgen me habló en mi interior y me dijo: “Amado Hijo, reparte algodones impregnados con el aceite y diles cuánto Dios les ama”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *