Close

2017-09-19

2017/09/19

Martes 19 de septiembre de 2017

Eran las 20:02 pm, la Santísima Virgen me habló en mi interior y me dijo: ” Querido hijo, únanse en oración de reparación y desagravio el día de hoy a las 4 de la tarde, reparen el corazón de mi hijo, ya sea en el lugar donde estén o vengan donde se encuentran nuestras Sagradas Imágenes, orar, no dejen de orar… Cuánto mal hay en el mundo, cuánto odio guardan en su corazón, cuánta falta de fe y egoísmo. Pido de ti, mi amado hijo, hoy el rezo del Santo Rosario a las 4 de la tarde, dile a todos que donde estén se unan en oración contigo o vengan contigo a orar, nada teman de lo que está sucediendo, son advertencias del cielo, y la misma consecuencia de tanto daño qué han hecho al mundo y a la humanidad. Te amo, te guardo en mí Inmaculado Corazón. Oren, no dejen de orar” ( Nuestra Madre se refiere a los sismos) Cuando regresé a la casa el rosario de la Virgen estaba emanando aceite, se llenó 1/4 de la Copa que esta al pie del crucifijo. A las 4 pm, a petición de la Virgen, nos pusimos en oración mi esposa y yo (tenemos un grupo de WhatsApp) avise del mensaje de nuestra madre y todos nos pusimos en oración, nos unimos espiritualmente. En el tercer misterio del Santo Rosario, tuve una visión; me postré rostro en tierra y comencé a ver como la ira de Dios se extendía en diversos lugares que tienen que ser purificados, debido a sus pecados y maldades, pero mientras más rezábamos la ira de Dios iba disminuyendo, se iba aplacando. Nuestra oración conmueve el Corazón de Dios y su misericordia se extiende sobre los que lo aman y cumplen sus preceptos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *