Close

2017-09-06

2017/09/06

Miércoles 06 de septiembre de 2017

En un pétalo de Las Rosas, qué les traen a las imágenes, se dibujo la imagen de la Virgen de San Juan de Los Lagos… Estaba yo colocándolas en los floreros y de una rosa se cayó un pétalo, cuál fue mi sorpresa que al levantarlo estaba la imagen de la Virgen. Eran las 2 pm. Comenzamos el Rosario a las 6 pm y mientras rezábamos el quinto misterio, se sintió fuerte la presencia de la Virgen, al término del mismo se apareció Nuestra Señora, de la misma manera que las ocasiones anteriores. Estaba muy triste, se le veía en el semblante, y mientras me hablaba, se hacía un nudo en su garganta, se oía en su manera de hablar. Pero con mucha ternura y me dijo:

“Mi amado hijo, el buen Dios piensa castigar al mundo con una guerra peor que las anteriores, esa guerra durará poco, pero será muy devastadora… Se han alejado de Dios, quebrantando sus leyes. Cuántos inocentes mueren en el aborto o se les provoca la muerte con la eutanasia. La satánica ideología de género, la pérdida de la fe, hasta dentro de la misma iglesia, se han corrompido.  La iglesia está en crisis, porque los que están dentro quieren acabar con ella, adaptándose a los tiempos, cuando los tiempos se deben adaptar a la iglesia. La avaricia ha corrompido los corazones de muchos sacerdotes, se preocupan más por llenarse el bolsillo, que por almas. Ya no hay modestia mi humildad en sus vidas, no hacen uso de la sotana, ni las religiosas del velo. Se han relajado las reglas en las órdenes religiosas. Han pisoteado la santidad del matrimonio y la dignidad de la familia. La Santa Misa, ya no se celebra con dignidad ni respeto, ni sabiendo qué es mi Hijo, el que se hace allí presente, parece una burla, donde en lugar de adorar a Dios, danzan los demonios de alegría al ver profanado tan Gran Sacramento. Dile al Santo Padre, urgentemente, sea consagrada Rusia al Corazón de mi Hijo y a mí Inmaculado Corazón, de igual manera, todos los pueblos y naciones de la Tierra. Ya que la consagración qué hizo el Santo Padre Juan Pablo II, no se hizo cómo pedía Lucía y esta consagración ha de hacerse desde aquí. Si no se convierten y vuelven a Dios, se verá en el cielo, en un solo instante, que la noche parecerá día, como nunca lo han visto y esa será la señal de que comenzará la guerra. Por eso les pido mis amados hijos que reparen y desagravien el Corazón de mi Amado Hijo, sólo así se evitará el castigo y al mundo se le concederá La Paz. Recen todos los días El Rosario y oren por la conversión de los pecadores. He dado y seguiré dándoles el aceite necesario para su protección contra Satanás y sus demonios. Unjan con él a los enfermos y algunos sanarán, únjanse ustedes mismos y renueven el signo indeleble de pertenencia a Dios y el compromiso de ser otro Cristo aquí en la tierra.  Dile a Edgar, a Miriam y a Mari, que veo con agrado todo lo que hacen por mí, y por mi hijo. Diles que los amo y qué recompensare todo su esfuerzo.”

La gente trajo rosarios, imágenes, agua y los coloca a los pies de la imagen de la Virgen.  Nuestra Señora, extendió su mano derecha y de su mano salieron como unos pequeños rayos de luz, que cayeron en cada cosa que la gente había traído, y me dijo:

“Reciban mi bendición, los amo y los guardo en mi Inmaculado Corazón”

Nos bendijo, miró con mucha ternura y desapareció.  Las imágenes de nuestra señora exudaron aceite casi todo el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *