Close

2017-09-01

2017/09/01

Viernes 01 de septiembre de 2017

Llevamos la imagen del Sagrado Corazón y de la Virgen María a la parroquia, las llevamos Sebastián, mi esposa y yo. El padre no quiso exponer El Santísimo argumentando que no había llevado yo más gente, yo le dije: Se hizo la invitación, la gente no quiere responder. Ordenó a los ministros a rezar el rosario y después celebró la Santa Misa. A la hora de la comunión, después de comulgar el Señor Jesús me habló en mi interior y me dijo:

“No veo con agrado lo que se realizó, este no es mi deseo”

Su voz se oía muy triste, nunca lo había oído así, en la imagen del sagrado corazón se reflejaba en sus ojos la tristeza, se veía como cuando va a llorar la imagen. La imagen de Nuestra Señora emano aceite durante el camino hacia la iglesia y en la iglesia también lo hizo, pero mi sacerdote no le prestó atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *