Close

2017-08-28

2017/08/28

Lunes 28 de agosto de 2017

Nos trajeron de visita a la Virgen de San Juan y cuando su imagen llegó, las imágenes de Nuestra Señora, comenzaron a emanar el aceite, se reza el Santo Rosario. Asistieron como 50 personas. El Espíritu Santo me inundó mi alma al rezar el Santo Rosario, me llena, me sacia de gozo y paz a pesar de las dificultades. Me impulsa a hablarles a todos de Dios y a comprender lo que está pasando. Tengo miedo de ir a ver al padre Rubén para llevarle el mensaje del Señor, le he pedido fortaleza y ánimo para llevar su mensaje, tengo miedo, no quiero hacerlo, por Santa obediencia a Dios lo voy a hacer (me daré un tiempo esta semana para ir a verlo) Cuándo va la gente a la casa me cuentan cómo Dios los ha sanado, o lo que les ha pasado a través de los algodones (ya sean de lágrimas o el aceite) y tantos prodigios que Dios les ha hecho. Me da mucho gusto saber cómo unos ya regresaron a misa, a los sacramentos, cómo van cambiando y transformando poco a poco sus vidas. Gracias Señor, te amo, te adoro, creo en ti y aumenta mi fe… Ayúdame y se mi sostén en las dificultades de la vida… Te agradezco todo el bien qué les haces a las personas que vienen necesitadas de ti y que infundas en ellos la gracia de un verdadero arrepentimiento y la gracia de la conversión. Cargar mi cruz, con mucho gusto, sólo te pido que seas mi Cirineo y entre los dos será más fácil llevarla y un día podré decir: Este siervo inútil, hizo lo que tenía que hacer, con tu ayuda Y tu gracia sé que podría hacer lo que tú me pides… Sigue siendo mi fortaleza, mi roca en la que me pongo a salvo. Amén. La imagen de la Virgen de San Juan se quedará una semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *