Close

2017-08-26

2017/08/26

Sábado 26 de Agosto de 2017

Eran las 8:43 pm cuando el cuadro de la Virgen de Guadalupe (que una persona había traído en la tarde) comenzó a llorar dos lagrimitas de cada ojo, cristalinas y sabían saladas. Madre mía, perdónanos por ser tan malos y hacerte sufrir, por no aceptar la voluntad de Dios. Ya más noche de las palmas de mis manos me salieron unos como brillitos de color plateado muy chiquitos y después desaparecieron, en la mano de mi hijo, el de 5 años, en su mano izquierda y mi hijo de 3 años, en su cachete izquierdo. Fue algo sorprendente. Ya una señora me había comentado de esto; que son las escarchas de la Virgen Rosa Mística. Gracias madre, por siempre acordarte de mí y darme esos regalos que no merezco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *