Close

2017-07-19

2017/07/19

Miércoles 19 de julio 2017

Lloró la imagen a las 9:40 a m. Mi esposa fue la que lo vio.  El olor que provenía de las lágrimas, fue más que en otras ocasiones, a flores suaves y delicioso. Siempre que llora huele así, pero hoy, fue más fuerte el olor.  Hoy lloró 8 veces; 10:25 am, 11:12 am, 4:21 pm, 4:28 pm, 5:18 pm, 5:25 pm y 5:50 pm.  Comenzamos a rezar el Santo Rosario a las 6 pm. Término del quinto misterio, el señor Jesús, se apareció delante de la imagen, sus pies se posaron encima de las rosas del florero que está en el suelo delante de la imagen.  Su cabello café oscuro (largo hasta los hombros), su barba partida en dos, ojos café claro, su cara finita, delgado.  Estaba vestido con un alba blanca ceñida con un cíngulo dorado. Un manto color rojo, que caía por ambos lados hasta el suelo, una estola dorada y delgada cruzada por su pecho. En sus manos y pies tenía los signos de la pasión.  Lo único que recuerdo, es que empecé a pedir y a alabar, no recuerdo que dije.  El señor Jesús me miró y con su mano izquierda abrió su pecho y con su mano derecha tomó su corazón y me lo mostró; era un corazón humano envuelto en fuego que lo abrasaba, de la parte superior, salía una cruz y fuego (cómo lo vemos en las imágenes). El corazón latía y tenía una corona entrelazada, de espinas largas y delgadas que lo penetraban y del Lado derecho una llaga de la cual salía sangre.  Del corazón salían rayos de luz en todas direcciones. Señor Jesús puso sobre su mano izquierda su corazón y levantó la mano derecha para bendecirnos a todos los presentes y los miro con mucha ternura.  Recuerdo haberles dicho: ” persignense porque el Señor nos está bendiciendo”  El Señor trazo la señal de la cruz sobre todos y desapareció.  Habíamos 15 personas en el Santo Rosario.  Cuando apareció el Señor Jesús, el olor a flores que emano de las lágrimas se intensificó y se impregno en toda la casa ese olor. Duró aproximadamente 30 minutos.  Sentí en mi ser al Espíritu Santo al igual que en las visiones que tenido y cuando vi a Nuestra Señora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *